Viajes

El Cementerio de Poblenou y la leyenda del Santet

Pin
Send
Share
Send


El cementerio de Poblenou tiene sus orígenes en 1775 y es el más antiguo de Barcelona. En este silencioso lugar podemos observar como el arte y la muerte se dan de la mano en magníficos panteones y esculturas. A muchos probablemente no les apasione nada visitar un cementerio cuando estamos de viaje pero existen excepciones dignas de estar por delante de algún museo de la propia ciudad que visitamos sin rechistar como el cementerio de Montparnasse en París, el curioso cementerio colgante de Sagada en Filipinas, el cementerio judío de Praga y tantos otros.

Barcelona no es una excepción y en su interior cobija tres destacados cementerios con bellas obras de arte entre los cipreses y la calma del santo lugar: Los cementerios de Montjuic, Les Corts y Poblenou.

Hoy nos vamos de visita al cementerio de Poblenou. Se encuentra al final de la avenida Icaria, prácticamente al límite del barrio de Poblenou y a tocar de la ronda litoral y de la playa de Bogatell. Existe un amplio parking frente al mismo aunque también tenéis la posibilidad de usar la linea amarilla con parada en Llacuna o alguno de los varios autobuses que os dejarán frente a la puerta principal.

A lo largo del recorrido por el cementerio de Poblenou conoceremos un buen legado de obras de arte que siguen varios estilos y están labradas por los escultores y arquitectos más destacados de los siglos XIX y XX. Entre ellos Manuel Fuxà, los hermanos Vallmitjana, Macari Planella o Jaume Barba con su impactante Beso de la Muerte. El cementerio de Poblenou estaba principalmente enfocado para la gente pobre y al ser relativamente barato en comparación con los demás cementerios de la ciudad la burguesía aprovechó para invertir en grandes mausoleos y panteones para su posteridad.

Video: El Santet de Poblenou (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send