Viajes

El castillo del Moral y la iglesia de San Mateo en Lucena

Pin
Send
Share
Send


En el sur de la provincia de Córdoba, en plena comarca de la Subbética, se halla la ciudad de Lucena. Su rico patrimonio se encuentra rodeado de una campiña rica en olivos y viñas, donde los agricultores siguen trabajando de sol a sombra desde los tiempos en los que judíos, árabes y cristianos vivían en paz.

Y es que Lucena estuvo habitada solo por judíos entre los siglos IX y XII. En ella existió una importante escuela universitaria judía de la que saldrían muchos de los venerables sabios que viajarían posteriormente a Toledo, donde fundaron la famosa Escuela de Traductores.

Los árabes también dejarían un gran legado cultural y patrimonial y en uno de los lugares más emblemáticos de Lucena, el castillo del Moral, se encontraría encarcelado el último rey árabe de Granada, Boabdil el Chico.

Visité Lucena una tarde de otoño inusualmente cálida. Tras caminar por la maraña de callejas que muestran su pasado judío, nos dirigimos a los dos monumentos más icónicos de la ciudad: la iglesia de San Mateo y el castillo del Moral.

La iglesia de San Mateo

Fachada de la iglesia de San Mateo de Lucena

Situado en la plaza que se abre entre la iglesia de San Mateo y el ayuntamiento de Lucena, admiraba el frontal de la primera. Mi guía comentaba que la llamaban la Catedral de la Subbética, pero a mí, aunque me parecía bonita, se me antojaba algo exagerado el sobrenombre.

Cuando visité su interior no me quedó otro remedio más que borrar ese pensamiento.

Esta magnífica iglesia responde a una mezcla de cánones artísticos gótico-mudéjares y renacentistas. De hecho, se cree que en este mismo emplazamiento se hallaba la antigua sinagoga primero y la mezquita de la ciudad después, antes de que las fuerzas cristianas reconquistaran Lucena en 1240.

La iglesia actual es la obra resultante de varios artistas distintos. Hernán Ruiz I inició la construcción en 1498. Comenzó con la cabecera, donde colocó tres bellas capillas cubiertas con bóvedas de crucería. En sus techos lucían coloridas pinturas policromadas de Antonio Mohedano. De la misma época que estas tres capillas, son las portadas de la Sacristía y la exterior de Nuestra Señora de la Umbría.

Bóveda interior de San Mateo

Sin embargo, no sería hasta mediados del siglo XV cuando aparecería la recargada portada de San Miguel, un claro ejemplo de la transición del Gótico al Renacimiento.

El resto de la iglesia de San Mateo es totalmente renacentista. Tres naves con grandes pilares aparecen sustentadas por arcos apuntados que recuerdan a la época mudéjar.

Pero lo que más me maravilló del templo es el retablo mayor, una auténtica obra maestra del manierismo español, elaborada por Jerónimo Hernández y Juan Bautista Vázquez el Viejo.

También es de admirar la capilla del Sagrario, cuya construcción llevó 32 años, en plena segunda mitad del siglo XVIII. Esta capilla está considerada como la obra maestra del barroco cordobés.

Video: IGLESIA DE SAN MATEO . playerbcn1 (Junio 2022).

Pin
Send
Share
Send